www.panyrosas.org Ver online / Para suscribirte por correo hace click acá
Pan y Rosas
27 de noviembre de 2012 Twitter Faceboock

CABA - MARCHAMOS DE PLAZA DE MAYO A CONGRESO
Día Internacional de Lucha contra la Violencia hacia las Mujeres
Link: https://panyrosas.org.ar/Dia-Internacional-de-Lucha-contra-la-Violencia-hacia-las-Mujeres

Violencia es:

Aborto Clandestino

Redes de trata y prostitución

Precarización y discriminación laboral

No tener vivienda...

¡EL GOBIERNO ES RESPONSABLE!

Este 28/11 te invitamos a marchar con Pan y Rosas. Estaremos desde las 16 hs en Plaza de Mayo, en la jornada unitaria que impulsamos organizaciones de mujeres, sociales, sindicales y estudiantiles, con las que marcharemos a las 18 hs hacia el Congreso, para exigir ¡Basta de violencia hacia las mujeres!

Cada día recibimos la trágica noticia de una mujer más víctima de la violencia machista. En Argentina, una mujer es asesinada cada 30 horas y esto sucede, mayoritariamente, entre las paredes del hogar. Hay compañeras que se preguntan “Pero, ¿qué hace el gobierno ante esta situación tan dramática? ¿Qué hace el Estado?” Decenas de programas asistenciales, leyes, oficinas especializadas en violencia contra las mujeres... y sin embargo, el flagelo no cesa. Nosotras sostenemos que esa violencia femicida es el último y letal eslabón de una larga cadena de violencias originada, sostenida, justificada y reproducida en el ámbito público, por la clase dominante, su Estado y sus instituciones, los gobiernos, las fuerzas represivas, la escuela, la Iglesia y los medios de comunicación, que permite que la violencia contra las mujeres, de tan constante y reiterada en todos los ámbitos de la vida cotidiana, esté “naturalizada” y parezca invisible.

Secuestradas por redes de trata...

En Argentina, más de 600 mujeres están desaparecidas, secuestradas por redes de trata y prostitución. El 72% están esclavizadas en “locales nocturnos” ¡habilitados por los municipios! y en el 70% de los casos, se las engañó con “promesas de trabajo”. ¡El Estado ahí está bien presente! Manteniendo intactas estas mafiosas redes con la complicidad de funcionarios, políticos, jueces y fuerzas represivas. Por eso exigimos el desmantelamiento de las redes de trata y prostitución, y la aparición con vida de Marita Verón y todas las mujeres secuestradas para la explotación sexual.

Sin vivienda...

Más de 4 millones de mujeres son sostén de hogar en Argentina ¡1 de cada 3 hogares son sostenidos por una mujer! La cifra creció casi el doble en los últimos diez años de gobiernos kirchneristas, y uno de los principales problemas de estas familias es la falta de vivienda. Pero ante cada reclamo de tierras y viviendas, el gobierno nacional, Macri o los gobernadores mandan a la policía a reprimir y desalojar por la fuerza, como en el Parque Indoamericano, en Jujuy, Tucumán, Formosa... El gobierno nacional, con total cinismo, sigue diciendo que no reprime la protesta social, ¡pero los violentos desalojos y brutales represiones en tomas y asentamientos, en los años recientes, se cobraron la vida de 17 hombres y mujeres del pueblo pobre.

Muertas por abortos clandestinos...

Más de 100 mil adolescentes –una cada cinco minutos- se convierten en madres, cada año, en Argentina. Más de un tercio de las muertes maternas adolescentes son resultado directo de un aborto inseguro. Y sin embargo, sólo 1 de cada 5 jóvenes conoce la existencia de la ley de educación sexual. Más de 2500 mujeres, la mayoría jóvenes y pobres, han muerto por abortos clandestinos bajo los gobiernos K, ¡pero Cristina sigue garantizando al Vaticano que bajo su mandato jamás se aprobará el aborto legal! Por eso denunciamos que la Iglesia, la derecha reaccionaria y el gobierno ¡son responsables! Y salimos a las calles para exigir: ¡Ni una muerta más! ¡Educación sexual para decidir, anticonceptivos gratuitos para no abortar y aborto legal, seguro y gratuito para no morir!

Precarizadas...

Sin dudas, el trabajo es uno de los lugares donde más se discrimina a la mujer. En el gobierno de Cristina, más del 40% de las mujeres que trabajan están precarizadas. Además, hay discriminación ocupacional, siendo mayoría en los sectores de servicios (el 98% en el trabajo doméstico, 76% en la educación, casi 70% en el sector salud). En el país, hay más de 1 millón 200 mil trabajadoras domésticas, de las cuales un 83% no está registrada formalmente. Pero además, las mujeres cobramos un 30% menos que lo que perciben los trabajadores varones. Con escasa inserción en la industria, donde se encuentran los trabajos mejor calificados y remunerados, las pocas que logran trabajar en ese sector, sólo consiguen puestos de baja calificación, en desventaja con los varones en materia salarial y de condiciones laborales. Y como si eso fuera poco, hasta el 50% de las trabajadoras han sido objeto de diversos grados de acoso sexual en su vida laboral. ¡Esas son las condiciones laborales que el kirchnerismo mantuvo todos estos años para las mujeres, siguiendo con lo que impuso el menemismo en los ‘90! Mientras los patrones facturan millones, a nosotras nos descuentan el impuesto a las “ganancias” ¡de nuestros salarios! Mientras el oficialismo vota con la oposición derechista leyes antiobreras como la ley de ART, nosotras seguimos siendo las más explotadas en el campo y la ciudad.

Perseguidas y discriminadas…

Bajo la Argentina K, el 95% de las mujeres trans está en situación de prostitución, aunque el 77% afirma que, si pudiera, dejaría de hacerlo. El 86% fue víctima de abusos policiales y la expectativa de vida no supera los 35 años. Mientras algunos sectores acomodados disfrutan de hoteles, bares y discotecas gayfriendlies, los derechos adquiridos no impiden que continúen el hostigamiento escolar y laboral a las personas LGTB, la persecución policial y la violencia, que incluso termina en suicidios inducidos o brutales asesinatos, como sucede en provincias del noroeste, en el reaccionario y católico Cuyo, en Córdoba o en el mismo Conurbano dominado por La Bonaerense. ¡Porque la igualdad ante la ley no es igualdad ante la vida, también salimos a las calles!

Nuestra fuerza para enfrentar todas las formas de violencia

Después de 9 años de gobiernos kirchneristas, esta nueva jornada de lucha contra la violencia hacia las mujeres se realiza en un clima de descontento, convertido ya en un verdadero pronunciamiento nacional de la clase trabajadora. Miles de mujeres protagonizamos este 20N, junto a nuestros compañeros, el primer paro general durante la era K. Hasta los dirigentes sindicales que convocaban al paro, como Moyano de la CGT y Micheli de la CTA, quedaron sorprendidos. Es lógico: poco habían hecho para lograrlo, y mucho menos para extenderlo a los sindicatos oficialistas, como la CTA de Yasky –donde sin embargo, pararon un 90% de las y los docentes- o la CGT de Caló –en cuyos gremios hubo rebeliones y mucha bronca porque no convocaron al paro-, ni tampoco a los sectores que no tienen siquiera derecho a la sindicalización, donde la mayoría son mujeres y jóvenes.

Sin embargo, el paro fue masivo. Y aunque las direcciones sindicales tampoco levantaron como propias las demandas de las mujeres, las delegadas y trabajadoras clasistas y antiburocráticas, junto a nuestros compañeros, hicimos oír nuestros reclamos. Allí estuvimos las delegadas y trabajadoras de Kraft, PepsiCo, Felfort y otras alimenticias de la Lista Bordó, las obreras metalmecánicas, las enfermeras de los hospitales públicos, las jóvenes precarizadas, las gráficas de WorldColor y de la Comisión de mujeres de Donnelley, las trabajadoras aeronáuticas de la agrupación El Despegue, telefónicas de la Lista Violeta, las ceramistas de Zanon bajo control obrero, las trabajadoras que impulsan su Comisión de Mujeres en el Indec y otras dependencias estatales de la Lista Marrón Clasista y entre las trabajadoras de la educación, como las docentes de la Corriente 9 de Abril. ¡Y cientos de estudiantes secundarias, terciarias y universitarias de Pan y Rosas y la Juventud del PTS que salieron activamente a solidarizarse en los cortes y piquetes!

Paramos y cortamos, no en apoyo al ahora sindicalismo “opositor” –¡y patronal!- de Moyano, Micheli o Barrionuevo, sino contra este gobierno que mantiene a la burocracia sindical de los Pedraza, Daer, Martinez, Caló para garantizar a los empresarios que se la “lleven en pala”.
Por eso, estamos en mejores condiciones para luchar por todas nuestras demandas, para imponer nuestros reclamos en la agenda política nacional y para poner en pie un gran movimiento de mujeres en lucha por nuestros derechos. En este día de lucha contra la violencia, las mujeres trabajadoras, inmigrantes, estudiantes que impulsamos esta perspectiva junto a las compañeras de Pan y Rosas, salimos a las calles para decir ¡BASTA! a la política de un gobierno que beneficia a los empresarios con leyes y medidas antiobreras, impide la aprobación del derecho al aborto y encubre a los responsables de las mafiosas redes de trata y prostitución.
Por eso, mientras la oposición del grupo Clarín, Macri, el cardenal Bergoglio y sectores del PJ buscan canalizar el descontento de las clases medias en proyectos derechistas y, por otro lado, Cristina nos acusa a las trabajadoras y el pueblo pobre de “aprietes y amenazas” por reclamar lo que es nuestro, te invitamos a organizarte junto a nosotras, con independencia del Estado, los gobiernos de turno, los partidos patronales y la burocracia sindical, para poner en pie un gran movimiento de mujeres que pelee contra todas las formas de violencia y opresión.

 
Izquierda Diario
Seguinos en las redes
/panyrosas.argentina/
@PanyRosas_Arg
Suscribite por Whatsapp
(011) 2340 9864
Contacto
www.panyrosas.org.ar