Jueves 16 de abril de 2009

BASTA DE HOSTIGAMIENTOS A ROMINA TEJERINA

¡Libertad, inmediata e incondicional!

Por Sol Bajar, docente de Psicología de la UBA

Durante los últimos meses Pan y Rosas desarrolló una intensa actividad para denunciar las terribles condiciones que Romina Tejerina vive en prisión "donde injustamente pasa sus días desde hace más de 6 años- y exigir su libertad inmediata e incondicional.

Como denunciamos desde el primer momento, Romina es víctima del ensañamiento de la justicia y de la más cínica impunidad, que durante todos estos años ha garantizado que una larga cadena de opresiones recaiga sobre ella, criminalizándola y revictimizándola. El primer eslabón de esta perversa cadena lo tejió "Pocho" Vargas, el violador que la condenó a un embarazo forzoso. Romina no tuvo acceso a la anticoncepción de emergencia, ni derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Avergonzada y aterrorizada, después de haber pasado por una situación traumática, tuvo que soportar que la justicia de los ricos y poderosos la condenara a 14 años de prisión. La Iglesia, junto a los políticos de la oposición clerical y los grupos fundamentalistas, emprendieron reaccionarias campañas en su contra para amedrentar con "el caso Romina" a todas las mujeres víctimas de vejaciones similares. -¿Y qué decir de los gobiernos nacional y provincial? -¡Siguen negándonos, como a Romina, el derecho a la educación sexual, a la anticoncepción gratuita y al aborto legal!

Pero el 3 de marzo pasado, Romina fue víctima de nuevas agresiones y maltratos, en la cárcel, que pusieron en riesgo su integridad. Mientras las autoridades del servicio penitenciario la encerraban en una celda de aislamiento, el juez Llermanos le negaba su derecho a estudiar. Para repudiar estos hechos impulsamos, junto a otras organizaciones, la Comisión por la Libertad de Romina Tejerina que organizó, entre otras actividades, una conferencia de prensa en el Congreso de la Nación, con la presencia de Mirta Tejerina "hermana de Romina-, diputadas y otras personalidades. Finalmente, conseguimos que le permitieran estudiar la carrera de Derecho, como quiere Romina. Ahora nos preparamos para viajar, junto a una delegación de trabajadoras, estudiantes, organizaciones sociales y de mujeres a la provincia de Jujuy, para denunciar allí la injusta situación que vive Romina tras las rejas.
Somos conscientes que la libertad de Romina no vendrá de la mano de quienes mantienen y legitiman nuestra opresión, como las instituciones del Estado, los partidos patronales, los gobiernos de turno o la reaccionaria Iglesia. Por eso llamamos a las mujeres trabajadoras, estudiantes, amas de casa a correr la voz y ser miles las que reclamemos: -¡Libertad inmediata e incondicional para Romina Tejerina!
- ¡Basta de violencia contra las mujeres!